¡Qué mejor ciudad para hablar de fantasmas que Edimburgo!  Su aspecto por la noche  es puramente gótico y fantasmagórico.

Permitidme deciros que yo no creo que existan espectros, fantasmas o demás criaturas tenebrosas, que al parecer, abundan en la capital de Escocia. Eso sí, yo aún no he tenido la suerte (o desgracia) de ver ninguno.

 ¿Y estos fantasmas dónde suelen aparecerse? Los hay que se manifiestan en los “lugares habituales” tales como  cementerios, siniestros callejones, palacios…  pero también  aparecen en otros lugares curiososinesperados como veréis ahora.

En el caso de que alguno se anime a buscarlos, os diré donde podéis probar suerte. A continuación tenéis una lista con algunos de los fantasmas que se dice que siguen paseando por Edimburgo.

 Si quieres saber más acerca del lado oscuro y fantasmagórico de Edimburgo, puedes reservar gratis ahora el Tour Tenebroso. 

Fantasma del Niño gaitero:

 La del niño gaitero es una de las leyendas más conocidas sobre fantasmas de Edimburgo. Según cuenta esta leyenda, hace varios siglos unos soldados en el Castillo de  Edimburgo encontraron un pasadizo. No tenían ni idea de hacia dónde llevaba dicho camino secreto, y al estar muy oscuro tenían  miedo de lo que podría pasarles.

  No se atrevieron a entrar, pero el misterio que encerraba aquel pasadizo siguió rondando la cabeza de los militares durante un tiempo.

 Un día, los soldados del castillo encontraron la solución a sus problemas. Paseando por la ciudad, vieron que un pobre rufián, un niño, estaba intentado robar algo en el mercado.

Lo capturaron y se aprovecharon de la situación: ofrecieron al niño perdonar su delito si se adentraba en el pasadizo.

 Este, temeroso de que le culparan por ladrón, aceptó

 Acordaron que el niño bajaría por el pasadizo y que tocaría la gaita, para que los soldados pudieran seguir su sonido desde la superficie. 

 El recorrido parecía ser bastante obvio: una línea recta bajando la Royal Mile. Los soldados pensaron que se podía tratar de un pasadizo secreto que conectaba el Palacio de Holyrood con el Castillo de Edimburgo. 

En Edimburgo circulaban antiguas leyendas sobre la existencia de dicho camino, que habrían usado los monarcas escoceses en caso de ver su vida en peligro. 

Lo que ocurrió fue que, a media altura de la Royal Mile, los soldados dejaron  de oír la gaita de forma repentina.

Callejon Royal Mile
Callejón de la Royal Mile

  Aguardaron unos instantes, y temerosos de haber desatado algo peligroso, volvieron rápidamente al castillo y sellaron la entrada del pasadizo. Nadie sabe qué fue de aquel niño.

 Hoy en día se dice que durante las noches más calmadas de Edimburgo, cuando no hay gente por la Royal Mile ni se escucha el ruido de los coches, se puede oír el sonido lejano e incesante de una gaita.

 Es el fantasma del niño gaitero que continúa deambulando por el camino bajo tierra. 

Fantasma de la Niña Annie

 El Mary King’s Close es una de las atracciones más visitadas de Edimburgo.

 Se trata de un callejón que debido a la falta de espacio y superpoblación de Edimburgo, se vio sepultado y quedó bajo tierra.

 Hay muchas leyendas sobre personas que quedaron allí atrapadas. Sobre barrios que quedaron  abandonados a su suerte por el resto de habitantes, que se vieron obligados a vivir entre ratas y enfermedades. Sin luz solar y apenas aire.

Por si esto no fuera suficiente para llamar vuestra atención, se dice que allí habita el fantasma de la pequeña Annie.

 En 1992 una médium japonesa estaba grabando en el Mary King’s Close un documental sobre actividad paranormal. Parecía estar bastante decepcionada y a punto de darse por vencida al no encontrar nada extraño en el callejón. Hasta que, de pronto,  se negó a entrar en una de las salas.

 Dijo que no podía entrar allí, que  sentía mucho frío en esa habitación. Que percibía dolor y hambre.

  De repente, cambió de opinión y se introdujo en el habitáculo. Según ella, había sido invitada por el fantasma de una niña que habitaba allí.

 La niña, que se llamaba Annie según la mujer, había muerto por la peste. Fue abandonada por su familia, y no encontraba su muñeca, que fue su última compañía. La médium fue corriendo a la Royal Mile y compró una muñeca para dársela a Annie. Dijo que gracias a ese acto, el espíritu de Annie podría descansar en paz.

 Mucha gente admite notar la habitación de Annie más fría que las demás, y sentir la angustia y el abandono que sufrió la pobre niña.

Desde aquel episodio, es tradición dejar una muñeca al fantasma de Annie al pasar por su sala.

 La verdad  que yo no sé qué da más miedo, si el fantasma de la niña, o esos cientos de muñecas mirándote fijamente en la oscuridad.  

El fantasma del Stewarts Melville College.

 Uno de los colegios más lujosos de Edimburgo,  el esplendoroso Stewarts Melville College, cuenta con su propio fantasma.

 Colegio Stewarts Melville

El colegio era una especie de internado no muy lejos del centro de Edimburgo.

Los primeros alumnos, hace muchos años, tenían la costumbre de usar la barandilla de la escalera como tobogán, al igual que muchos hemos hecho durante nuestra infancia.

 El problema es que la altura del edificio es más que considerable.

 Un fatídico día, un niño resbaló desde el piso más alto. Lamentablemente, cayó al suelo y murió al poco tiempo.

 El colegio tomó medidas para que esto no volviera a ocurrir. Aún a día de hoy, las barandillas están protegidas para evitar que nadie haga lo mismo.

 Sin embargo, surgió entre los alumnos la historia de que el fantasma del pobre niño que murió en el accidente se aparecía de vez en cuando. Los profesores más veteranos todavía recuerdan esta historia, y al fantasma que tanto miedo hizo pasar a los alumnos más pequeños. 

El fantasma del Palacio de Holyrood.

 ¿Os imagináis a la reina Isabel II tomando el té entre fantasmas? ¡Hay gente que lo hace!

Palacio de Holyrood de noche
Palacio de Holyrood de noche

 El Palacio de Holyrood es una de las atracciones obligadas para visitar en Edimburgo. Podemos disfrutar de su valioso contenido histórico, de sus lujosos aposentos genialmente conservados y de las ruinas de una antiquísima abadía.

 Además, tiene no uno, sino dos fantasmas.

David Rizzio era el secretario privado de María Estuardo y una de las personas más cercanas a la famosa reina escocesa. Tanto era así, que el marido de María, lord Durnley, tenía celos de él.

Una noche en la que ambos estaban cenando tranquilamente, lord Darnley se presentó en el palacio con unos soldados. Fueron directamente hacia donde estaba María Estuardo y delante de ella asestaron 56 puñaladas a David Rizzio.

 María estaba embarazada y el pretexto que usó su marido fue acusarla de que el bebé que llevaba no era suyo, sino de Rizzio.

 Actualmente sabemos que estas sospechas eran completamente infundadas, ya que Rizzio era probablemente homosexual .El asesinato de Rizzio se entiende como una conspiración para aislar a María de su secretario católico.

 Desde entonces algunos trabajadores del Palacio y viandantes que lo rodean admiten haber visto un fantasma deambulando por allí. Un fantasma herido y con el cuerpo agujereado por decenas de puñaladas.

 David Rizzio se pasea de vez en cuando entre lamentos y clamando venganza contra sus conspiradores.

 Lo cierto es que en el Palacio de Edimburgo hay más fantasmas. La Vieja Agnes  fue una pobre anciana que a la que el rey de Escocia torturó personalmente en Holyrood por supuesta brujería.

 Se dice que de vez en cuando, su espectro sigue vagando hoy en día por los aposentos de la reina.

El fantasma del Banshee Labyrinth

 El Banshee Labyrinth dice ser uno de los pubs más encantados de toda Escocia. Y con razón.

Banshee Laberynth
Una de las bóvedas del pub

  Incluso yo, que como os he dicho no creo en fantasmas ni similares, no dudo de que si tuviera que haber un pub con criaturas mágicas en Escocia, ese tendría que ser el Banshee Labyrinth.

Ya lo mencionamos como uno de los mejores pubs de Edimburgo y en el que mejor se puede visitar la ciudad subterránea.

¡Además ¡cómo no!… tiene también su propio fantasma entres sus bóvedas!

Molly era una niña de 6 años que desapareció en 1841 entre las bóvedas del puente South Bridge. El pub está construido en estas bóvedas subterráneas, y antiguamente había una chimenea en una de sus salas. Esa chimenea se cree que es el lugar donde yace el cuerpo de Molly.

Hace varias décadas, durante las reformas para hacer el pub, hubo un curioso acontecimiento. Al tirar la vieja chimenea, esta desprendió un pequeño zapato con el nombre “Molly” escrito en él.

Algunos trabajadores del pub cuentan que a veces oyen pasear el fantasma de la niña…  

El fantasma del Playhouse

Solamente el lugar que ocupa hoy el Playhouse por sí solo, sin necesidad de añadir fantasmas, llama la atención.

Hubo un tiempo en el que donde está hoy en día uno de los teatros más grandes de Reino Unido, se hacían congregaciones religiosas. Posteriormente, en ese mismo terreno se llegó a practicar uno de los entretenimientos estrellas  de la Edad Media: las justasY mucho tiempo después, el espacio que ocupa  hoy el Playhouse  se utilizó como  sanatorio mental.

Estoy seguro que de todas estas épocas se pueden sacar historias muy interesantes, pero hoy vamos a centrarnos en su fantasma.

El edificio actual del Playhouse se construyó en 1929, si bien como cine, no como teatro.

Las 2 primeras décadas entre películas transcurrieron de forma tranquila en el Playhouse, hasta que de repente, algo pasó.

En la década de 1950 la policía tuvo una llamada que alertaba de un allanamiento en el cine. La policía acudió a la llamada, pero no encontraron ningún sospechoso

Sin embargo, uno de los policías afirmó haber hablado con un tal Albert, el portero. Lo describió como un señor de edad avanzada que iba vestido de gris.

El gerente , extrañado ante estas declaraciones, explicó a la policía que no existía tal persona.

Desde entonces, los trabajadores del cine (ahora teatro), afirman que suceden cosas raras e inexplicables de forma regular.

Incluso trabajadores escépticos afirman que no saben explicar muchas de las cosas que allí ocurren. Por suerte, el fantasma de Albert parece ser inofensivo, y no hace daño a nadie.

Se desconoce quién pudo haber sido Albert y por qué le gusta tanto pasearse por el teatro.

 ¡Esto ha sido todo por hoy! Sí queréis más información sobre otros aspectos lúgubres y oscuros de Edimburgo podéis leer otras entradas como la de cementerios y tumbas de Edimburgo.

 

 Si tenéis la suerte de estar en Edimburgo ahora o próximamente, podéis reservar gratis el free tour tenebroso, ¡y escuchar las historias de la mano de un guía experto!

Author

Edintours es una compañía que realiza Free Tours en Edimburgo. Descubre con ellos secretos e historias increíbles de Escocia y especialmente su mágica capital.

Write A Comment